Blockchains de Ethereum y Nem florecen en Bolivia a pesar de prohibiciones

  • Participantes en App Challenge de Bolivia proponen soluciones blockchain para el mercado de valores.
  • El ecosistema boliviano avanza lentamente debido a la falta de información y las regulaciones.

Este artículo fue escrito por Pedro Rey Puma, actual consultor en dtecdeal, además de cofundador e investigador en UTN Blockchain Lab, primer laboratorio disruptivo que enseña blockchain, contratos inteligentes y criptomonedas a regionales de Argentina, a través de la Universidad Tecnológica Nacional. 


El 27 de julio pasado, la Bolsa Boliviana de Valores organizó el «Primer App Challenge de Tecnologías Financieras». De tres iniciativas participantes enfocadas en blockchain, una se llevó el segundo lugar de la competencia.

En entrevista con el equipo de «Tokenización de Bonos», ganadores del segundo premio en el App Challenge, Rodrigo Quiroz y Gabriela Melendrez explicaron que su proyecto se trata de una plataforma que ayuda al proceso de verificación de la información de bonos, que luego son colocados en el mercado de valores. Esta información es tokenizada para el seguimiento de transacciones en la blockchainde NEM. Sobre la tecnología que utilizaron, Quiroz expresó entusiasmado: «consideramos que NEM se adapta perfectamente a las necesidades de la solución y su facilidad para la tokenización de activos».

También conversamos con Fernando Ontiveros, cofundador de Process Maker, quien participó en el desafío desarrollando una plataforma con la tecnología de Ethereumpara el proceso de emisión y colocación de valores en el mercado primario. Comentó que trabaja hace 3 años en empresas de software con proyectos de cadena de suministros. Agregó que su solución está construida puntualmente en POA y Parity, dos tecnologías complementarias basadas en Ethereum.

«El proyecto es una demostración de cómo se pueden aplicar dos tecnologías claves para mejorar los procesos en los que intervienen varios participantes de la Bolsa de Valores», explica Ontiveros. «Usamos BPM (business Process management) para modelar el proceso de estructuración, emisión y colocación de valores. Esto junto a una base de datos descentralizada como blockchain, para reducir el tiempo de los procesos debido a la fricción entre participantes (envío de correos, documentos, firmas, etc). Mientras los contratos inteligentes ayudaron a reforzar y uniformar el proceso».

De esta forma, los proyectos que surgen de estas competencias, tipo hackathon, están enfocadas en crear aplicaciones. Además, ayudan e incentivan a los desarrolladores que planean solucionar  problemas. Sobre ello, las autoridades de la entidad boliviana manifestaron estar muy comprometidos con la innovación. Más allá del premio monetario a los equipos, indicaron que apoyarán la implementación de las soluciones ganadoras, al tiempo de darles la oportunidad de seguir la carrera en una competencia internacional de bolsas de valores.

Regulación y ecosistema de criptomonedas en Bolivia

En relación al ecosistema de criptomonedas en Bolivia, Quiroz cuenta que «está avanzando de manera lenta debido, en parte, a la falta de información y las regulaciones». El Banco Central de Bolivia (BCB) promulgó la resolución 044/2014, mediante la cual prohíbe el uso de monedas no emitidas o reguladas por los Estados, junto a denominaciones monetarias como las criptomonedas que no son autorizadas por el BCB, en el ámbito del sistema de pagos nacional.

Aún así, la comunidad de criptomonedas en Bolivia es muy activa. «La tecnología siempre avanza más rápido que las regulaciones». Fernando Ontiveros colabora con Gabriela Melendrez en la comunidad Bolivian Mind Blockchain, haciendo charlas sobre blockchain y criptomonedas para informar a la población sobre la materia.

Asimismo, los departamentos de La Paz, Cochabamba, Tarija y Santa Cruz lideran los intercambios P2P. También están disponibles servicios como Bitrefill para recargas a celulares. Por su parte, la comunidad AsoBlockchain Bolivia apuesta por la formación de profesionales en esta área y organizan actividades educativas en universidades.

El país se caracteriza por tener una población que tiene poco acceso a sistemas de pago digitales, servicios financieros. Los ciudadanos han naturalizado los trámites en papel y certificaciones basados en comprobantes físicos que son fáciles de falsificar.

En ese sentido, las notarizaciones basadas en blockchain para proteger la integridad de documentos, como Open Time Stamp, MIT Blockcerts de Bitcoin, Stamping de Ethereum y Apostilla de Nem, podrían ser alternativas de solución útiles.


Fuente: CriptoNoticias